Quiebra la empresa solar Solyndra de EEUU … ¿algún problema?


Esta empresa se ha puesto con frecuencia como ejemplo de futuro por la administración Obama, no sólo porque su campo de acción son las energías renovables –la solar en particular- sino por su espíritu innovador desde su fundación, pues no se conformaron en ella con la fabricación de componentes sin más, sino que apostaron por técnicas de fabricación de paneles solares novedosas que necesitaban menos cantidad de silíceo.

El gobierno americano fue generoso con ellos y le asignaron más de 400 millones de dólares de ayudas, pues les consideraban el ejemplo de cómo el sector renovable debía evolucionar, generando conocimiento e innovación y posicionándose para crear riqueza en el país, “empresas como esta muestran el camino hacia un futuro más próspero y brillante” pronunció en una ocasión Obama, refiriéndose a esta compañía.

Pero dos acontecimientos hicieron que sus días se oscureciesen:

-El abaratamiento del silíceo en los mercados internacionales, que provocó que las fábricas que obtienen sus paneles mediante técnicas, más o menos, clásicas también abaratasen sus costes y los precios de venta.

-La apuesta de China por sus fabricantes de paneles, traducida en subvenciones que les han permitido abaratar costes aún más, lo que a su vez ha ayudado a la bajada de los precios de los paneles en el mundo.

Y por ello, entró en quiebra … por ello y por estar más pendiente de la publicidad y de seguir manteniendo la confianza de la Casa Blanca, pues al parecer habría “despilfarrado” más de dos millones dólares, en los últimos momentos, pagando a personas influyentes que intercediesen por sus intereses ante el gobierno americano.

Y es que la relación de Solyndra con aquella administración viene de lejos, pues su principal accionista, George Kaiser, es un empresario que participó “generosamente” en la campaña presidencial de Obama; todos los ingredientes, como podemos observar, de un clásico culebrón capitalista … sin más, ni menos y en el que el ingrediente “renovable” es meramente anecdótico y estando absolutamente supeditado a la dimensión puramente económica.

Por esto no debe extrañarnos que haya entrado en quiebra, sencillamente porque muchas empresas lo hacen y ello no desacredita a sus respectivos sectores, simplemente pone de manifiesto que la actividad ha tenido problemas insalvables que generalmente son de muy diversa índole: desde mala gestión pura y dura, hasta variaciones en las condiciones externas de las que depende la actividad empresarial, que han afectado gravemente a su actividad y que eran difícilmente previsibles o resolubles desde el interior de la compañía.

Así es que se debe aceptar con naturalidad esta quiebra y no hacer el ridículo –como algunos se han apresurado a hacer- diciendo cosas como que esta quiebra demuestra la inviabilidad de los sectores renovables en el panorama energético … o cosas similares.

El mundo de la energía posee unas relaciones estrechísimas con el de la economía y el de las relaciones y la situación internacional y por ello, es natural que se vea sometido a los vaivenes propios de esos convulsos mundos.

Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

3 comentarios:

innopolis dijo...

parece contradictorio, pues si la empresa obtiene sus rendimientos del Sol, y éste no quiebra...¿cómo puede quebrar la empresa? así, pensando de forma simple, no cuadra.

feluky dijo...

Amigo HELIOS, como que había mucho mamoneo, como en cualquier otro sector del capitalino voraz, independientemente de la bondad del producto que fabrique. Pero nos guste o no hay varios factores a tener en cuenta: el sector sera vilipendiado y sufrirá perjuicio. y veremos como en un sector nuevo de "nuevo" los chinos se comen todo, medianto dopaje del sistema, con los horarios y los derechos laborales que le son característicos
Abrazos.

Helios dijo...

Innópolis el Sol no quiebra ... pero ¡que caro es sacar el silíceo puro de la piedras!

Feluky se las vilipendia desde que algunos iluminados de las intereconomías y similares descubrieron que han acaparado algunos recursos públicos (tal vez no bien gestionados "del todo"), tal y como sucede en la gestión de los residuos de todo tipo, aguas, etc. Tal vez no entendamos aún que lo sostenible puede que sea algo más caro, pero bueno, ahí andaremos.

Gracias por vuestros comentarios amigos