Vehículos eléctricos y reducción de la dependencia energética exterior





En España existen algo más de 20.000.000 de turismos de los que la práctica totalidad aún, consumen combustibles derivados del petróleo, gasolinas y gasóleos, por lo que generan unas cantidades nada despreciables de gases de efecto invernadero y otros conteniendo azufre por ejemplo, que contribuye al deterioro medioambiental por su carácter ácido.

A ello hay que añadir que los elevados precios de estos combustibles suponen  para los usuarios unos desembolsos que significan un porcentaje muy significativo de la economía familiar, lo que unido a la fuerte dependencia exterior que posee nuestro país respecto al petróleo, implica que el abastecimiento supone un problema de índole nacional, por no mencionar que estratégicamente al ser nuestras reservas (estratégicas) tan insignificantes, estamos expuestos a las graves consecuencias que tendría la falta de abastecimiento por cualquier causa.

Si estos vehículos se moviesen impulsados por motores eléctricos en vez de hacerlo mediante motores de combustión interna, podríamos plantearnos como objetivo realista reducir al mínimo la dependencia exterior, pues prácticamente toda la electricidad extra necesaria podría generarse dentro de nuestras fronteras.

En efecto, si estimamos un kilometraje medio de 10.000 anuales por turismo y un consumo también en promedio de unos 150 Wh/km, cada vehículo necesitaría anualmente unos 1.500 KWh eléctricos, lo que nos da para la flota nacional unos 30.000 millones de KWh o lo que es lo mismo, unos 30.000 GWh.

Se puede consultar el resto del artículo en nuestra web ebikesycarbono.es

Saludos.
 La energía más limpia es la que no se consume.