Kit´s para motorizar bicicletas

 Motorizar una bicicleta utilizando para ello el conjunto de componentes necesarios, es la opción más sencilla y ventajosa. El mercado ofrece una variedad de kit´s eléctricos cubriendo practicamente todas las necesidades y gustos.

En el siguiente artículo de ebikes & carbono se analiza esta opción.



Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

Ebikes & carbono. Nueva web sobre movilidad sostenible

Acabamos de poner en marcha una web específica sobre bicicletas eléctricas, movilidad sostenible, componentes de carbono, baterías de última generación y en definitiva todo lo que afecta a esos apasionantes mundos tan estrechamente relacionados con la energía y la sostenibilidad.

Recomendamos que lo tengan en cuenta todos los interesados en estas tecnologías.





Saludos.
 La energía más limpia es la que no se consume.

Sistema Educativo Vs Sistema Escolar



Los seres humanos aprendemos a lo largo de nuestra vida, desde el mismo momento del nacimiento y dicho aprendizaje es realmente el que nos hace personas, esto es, nos permite relacionarnos, entender nuestro entorno y aportar a nuestra comunidad.

En ese proceso formativo existen dos conceptos cruciales que frecuentemente se confunden y que es preciso entender:

-El Sistema Educativo.

-El Sistema Escolar.

El primero es el conjunto de elementos que intervienen en la formación de la persona y de él forman parte preferente la escuela, la familia, el entorno y los medios de comunicación. Estos son realmente los pilares educativos, siendo preciso que ninguno flaquee para que el objetivo se cumpla.

El segundo es como acabamos de ver un elemento del primero y, consecuentemente, no puede educar por sí solo a la persona, aunque ciertamente es el elemento más importante junto a la familia.

Los poderes públicos y la Administración, pueden ejercer gran influencia sobre el Sistema Escolar si existe preocupación pública por la educación, pero no sucede lo mismo con el resto de elementos sobre los cuales no puede, en la práctica, actuar directamente.

Al Sistema Escolar se le dota de diferentes estructuras, elementos, modos de organización y objetivos en cada país y en cada época histórica. Así, tenemos modelos más humanísticos en los que se prioriza que los ciudadanos adquieran una base cultural más sólida en saberes generales básicos frente a modelos más pragmáticos en los que se persiguen habilidades que reviertan en el sistema productivo directa o indirectamente. Estos últimos modelos son los imperantes en la actualidad -aunque mal diseñados- en los que se va despojando a los programas de los saberes básicos en pro de habilidades de dudoso interés incluso práctico.

Por otra parte, ante las lagunas que presenta en la actualidad el otro elemento educativo clave (la familia) se van incluyendo en el Sistema Escolar objetivos relacionados con valores que debieran adquirirse en casa y que con demasiada frecuencia no se hace (convivencia, respeto, capacidad de sacrificio, etc.) en detrimento nuevamente de la cultura humanística y el conocimiento.

Hay que notar también que incluso quienes investigamos y trabajamos con estos temas abusamos del lenguaje y nos referimos al Sistema Educativo cuando hablamos realmente del Sistema Escolar, lo cual no es más que otra muestra de lo poco que se habla de educación en este país, lo que implica que cuando tratamos estas cuestiones no podamos ser muy rigurosos, en general.

En definitiva, para que los ciudadanos lleguen a serlo realmente han de estar bien formados en saberes y habilidades, pero no menos en valores y respeto, para lo cual debemos dotarnos de un buen Sistema Escolar, con medios adecuados y profesores a la altura de este reto, pero también las familias deben inculcar valores básicos a los niños y los medios de comunicación y el entorno no deshacer el trabajo de las escuelas y de las familias.

Cierro el artículo con una frase de F. Giner de los Rios muy relacionada con todo esto:

El corazón de la persona instruida pero sin educación, está a solo un paso de lo salvaje.


Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

Las baterías a fondo: componentes

 El transporte utilizando energías más respetuosas con el medioambiente y, sobre todo, más eficiente, que consuma menos unidades de energía por cada kilómetro recorrido, está directamente relacionado con los medios para acumular la energía que después necesitaremos para desplazarnos.


En el caso de los vehículos eléctricos, sus baterías juegan un papel central a la hora de desarrollar diseños con mayor autonomía y a mejores costes operativos. El siguiente artículo viene a profundizar en estos elementos tan importantes.


Saludos.

La energía más limpia es la que no se consume.

La batería, el corazón de una bicicleta eléctrica



Los dos grandes elementos de una bicicleta eléctrica son el motor y la batería y de su elección, de su calidad, dependerá en gran medida las satisfacciones o los problemas que nos reportará.

Las baterías utilizadas deben cumplir los siguientes requisitos.

-Alta densidad de carga, es decir, que acumulen mucha energía manteniendo un peso lo menor posible. Hay que señalar que este concepto del peso es aplicable a cualquier elemento de una bicicleta, pues cuanto más ligera sea ésta mejor cumplirá con su función.

-Elevada tasa de descarga, es decir, que si en un momento determinado necesitamos que nos suministre mucha energía (por ejemplo en una cuesta empinada), la batería pueda hacerlo.

-Estabilidad traducida en seguridad. No podemos estar expuestos a funcionamientos irregulares y mucho menos a riesgos de fuego o explosión.

-Adecuada tasa de carga, es decir, que si lo necesitamos, podamos cargarla rápidamente.

-Que dure un periodo de tiempo razonable y conserve buena parte de sus propiedades durante su vida útil.

-Precio contenido.

Por desgracia, hasta hace poco no disponíamos de baterías que cumpliesen todos o casi todos estos requisitos, pero en los últimos años se han desarrollado baterías basadas en el Litio cuyas propiedades se adaptan plenamente a nuestras necesidades.

Las baterías de litio más comunes (utilizadas en aeromodelismo con gran profusión) cumplen con los requisitos anteriores .... casi, ya que su punto débil es la seguridad. Ello se debe a que el litio es un elemento del grupo de los alcalinos, muy reactivos por poseer un sólo electrón en su última capa y tener gran tendencia a reaccionar con el oxígeno, incluso violentamente.

Por ello, una leve rotura del envoltorio de la batería –por ejemplo- puede dar lugar a un incendio.

Las baterías que utilizamos en las bicicletas eléctricas aunque son de litio poseen iones de otros elementos que las hacen más estables y seguras, pero aún así deben ser de la máxima calidad, de fabricantes reconocidos y deben haberse ensamblado en talleres competentes que empleen las técnicas de soldadura y los materiales complementarios adecuados.
 
Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

La bicicleta que rueda sola



La aparición en escena de motores eléctricos trifásicos, sin escobillas, con unos rendimientos sorprendentes, ligeros y asequibles, unido a la evolución que están experimentando las baterías en los últimos años, sobre todo desde la introducción de las tecnologías basadas en el litio, han hecho que sea posible disponer de bicicletas eléctricas muy ligeras, con autonomías y prestaciones interesantes y precios asequibles. 










Después de la segunda guerra mundial, se popularizaron en todo el mundo (no en España por la crisis económica endémica que padecimos hasta los 60) las motorizaciones auxiliares para las bicicletas. Se trataba de unos motores de explosión, con encendido de chispa y magneto, que se acoplaban a la bicicleta y asistían al pedaleo. En Francia, Alemania o en el continente americano fueron el principal método de transporte de muchos ciudadanos. Los célebres “Mosquitos” que se anclaban al manillar y funcionaban “todo o nada” transmitiendo el movimiento directamente a la rueda delantera mediante un rodillo metálico, o los Velosolex que Orbea comercializó en España (Velosolex, la bicicleta que rueda sola, reazaba en su publicidad) y algunos otros marcaron una época en la historia del transporte.

Tras décadas fuera de las calles y las carreteras, ahora vuelven, más silenciosos, más ligeros, más eficientes .... e incluso más económicos y asequibles en términos relativos, pero ahora con tecnología eléctrica.

El concepto es el mismo, trasformar una bicicleta ordinaria en eléctrica y servirse de ella para todo tipo de desplazamientos en un país como el nuestro privilegiado por su clima para el uso de la bicicleta.

Motores en los bujes delanteros o traseros o en el pedalier, baterías de iones de litio y magnesio ligeras y con capacidades de descarga asombrosas por si una cuesta se empina demasiado, sensores inteligentes de pedaleo que cortan el empuje si no pedaleamos, selectores electrónicos de la potencia que en cada momento queremos que nos dé el motor dependiendo de si deseamos más o menos ayuda, reguladores que controlan el motor y la descarga de las baterías, etc.

Tecnología punta a precio asequible que nos permitirá transformar nuestra bicicleta en el mejor vehículo de transporte para el día a día, el más económico y respetuoso con el entorno que encima, nos permite estar en forma.

En próximos artículos analizaremos y evaluaremos una de estas transformaciones ... la de mi propia bici.


Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

El transporte del futuro ha llegado: Bicicletas eléctricas

Silenciosas, eficientes, limpias, eficaces para desplazarnos y encima nos ayudan a estar en forma y a mejorar nuestra condición física, ¿qué más se puede pedir? que sean económicas y realmente lo son si se comparan con cualquier otro medio de transporte.

En nuestro país, tenemos la suerte de contar con un clima privilegiado para el uso de la bicicleta, pues la mayoría de los días son ciclables.

Por otro lado si analizamos la cantidad de desplazamientos que hacemos por motivos de trabajo u otras necesidades que no superan los 20 o 25 km, veremos que son muy significativos y que para un porcentaje importante de personas, suponen la práctica totalidad de sus desplazamientos cotidianos.

Una bicicleta de montaña consume unos 100 W de potencia aproximadamente, para deslazarse a un velocidad constante en el entorno de los 20 km/h por llano, sin viento y con un firme aceptable, siendo bastante inferior este consumo para una bicicleta de carretera moviéndose por asfalto (poco más de la mitad) o una de ciudad, que es parecida a la de carretera pero diseñada para desplazarse y no tanto para practicar una actividad deportiva.

Un ciclista aficionado puede mantener 200W de potencia de pedaleo y un profesional el doble (¡Indurain en el record de la hora 500W!) por lo que una persona que esté bien de salud y se ejercite un poco, puede mantener durante una hora un pedaleo de 100W.

Como esa persona se encontrará con pendientes que aunque sean ligeras aumentarán la demanda de potencia y viento, que aunque sea ligero tendrá ese mismo resultado global, no va a poder recorrer 20Km en una hora y mucho menos si quiere llegar al trabajo fresco y no sudando como un pollo ... pero en la mayoría de las circunstancias le faltará poca potencia añadida para conseguir esos objetivos tan interesantes: 50 o 100W de potencia añadida a su bicicleta en trayectos sin grandes pendientes y unos 200W para mayores desniveles si su bicicleta posee una calidad adecuada y el firme es bueno.

Ello implica que si dotamos a una bicicleta de un motor eléctrico de apoyo de unos 250 W de potencia, tendremos el aporte complementario necesario como para hacer este tipo de desplazamientos cotidianos con un esfuerzo por nuestra parte moderado, desde luego en un régimen totalmente aeróbico y cómodo a poco que poseamos una forma física mínima.

Pues bien, esos motores ya están diseñados y comercializados a precios más que razonables y con ellos los accesorios electrónicos y las baterías:

Motor.- Se trata de motores de entre 250 y más de 1000W de potencia que funcionan sin escobillas, es decir, mediante corriente alterna, por lo que mejoran la eficiencia y eliminan unos componentes relativamente primitivos como son las escobillas para invertir la corriente. Estos motores se montan en la rueda delantera, en la trasera o en el pedalier.

Regulador.- Se encarga de transformar la corriente continua de las baterías en alterna, entregándosela al motor con la intensidad prefijada, dependiendo del apoyo que queramos recibir del motor.

Batería.- Es donde mayores avances se han experimentado en los últimos tiempos y lo que realmente ha permitido que este medio de transporte tenga enormes posibilidades, pues ha aumentado significativamente la densidad de carga de las nuevas tecnologías y con ella la ligereza (baterías de Litio en sus diferentes variedades) respecto a las pesadas baterías de plomo. Además las nuevas baterías permiten que que se entreguen grandes cantidades de energía en un corto intervalo de tiempo si hace falta, por ejemplo para acometer un repecho fuerte.

Por último hemos de señalar que si conseguimos sustituir -cuando sea posible- los habituales medios de transporte por las bicicletas (eléctricas o tradicionales) estaremos evitando cantidades ingentes de emisiones contaminantes a la atmósfera, de ahí que estemos ante un medio tremendamente respetuoso con el medioambiente, con lo que ello conlleva también de bienestar para el usuario que valora el medioambiente, la naturaleza y la sostenibilidad.

En sucesivos artículos iremos desgranando las posibilidades de estos maravillosos vehículos que aúnan como ningún otro eficiencia, respeto por el medioambiente y los demás, ahorro y salud. Realmente no se puede pedir más ... estamos de suerte.
  
Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.