La minieólica y la democratización de la energía


España es La Meca de los grandes aerogeneradores ... y de las grandes empresas que hacen su agosto con ellos. Parece ser el precio que hemos de pagar al capitalismo si queremos transitar hacia un nuevo modelo energético.

Pero existen otras formas de hacer las cosas, que implican descentralizar la producción y universalizar o como prefiero llamarlo, democratizar, la generación mediante mini-instalaciones limpias de diversa índole –solares, eólicas, biomasa, geotérmicas, etc.-. Este concepto significa que la energía se genera allí donde se consume y que cada consumidor es a la vez generador, con lo que implica en concienciación medioambiental y energética. Son todo ventajas, pero no se apoya en nuestro país y además, me temo que el día que se generalicen estas instalaciones, se inventarán una tasa solar o eólica.

En particular me ocuparé en esta ocasión de los aerogeneradores tan pequeños que pueden ser instalados en una vivienda o parcela y que generan hasta varios kW, lo que puede suponer la práctica totalidad de la electricidad requerida en un hogar. Casi no precisan de obra, su mantenimiento es reducido y se avanza en estética, integración arquitectónica y reducción de ruido ... pero sin embargo los que se fabrican en España están destinados a la exportación. ¿Por qué?

Por el escaso apoyo que tiene esta tecnología y por las trabas burocráticas que se encuentra la persona que desea instalarlo en su casa si quiere engancharse a la red eléctrica como hacen las instalaciones fotovoltaicas.

Se estima que en España hay instalados menos de 10 MW, es decir, casi nada, y todos ellos en instalaciones aisladas, es decir, para uso propio y no conectados a red. Obsérvese la desproporción respecto a la gran eólica que cuenta ya con 20.000 MW instalados y conectados a red.

España se había propuesto desarrollar la pequeña eólica y se había fijado como objetivo que se instalasen 370 MW antes del 2020 –además de 34.000 MW para la gran eólica y 3.000 MW para instalaciones marinas, hoy inexistentes-, sin embargo los vaivenes del gobierno en materia de regulación de las energías renovables me hacen dudar de que se cumpla este objetivo.

Fíjense en un absurdo: hoy día es igual de complejo, administrativamente hablando, instalar un minigenerador de 1 KW en un tejado para conectar a la red, que una gran planta eólica de 30 MW ¡!. Hay que realizar un informe de impacto medioambiental, entre otras muchas cosas para poner un molinillo en el jardín.

El desarrollo de estas tecnologías a las que podrían acceder cientos de miles de españoles, crearía un sector productivo propio, de calidad, con lo que ello conlleva. En la actualidad trabajan en el sector en nuestro país unas mil personas, casi todas en las fábricas que los exportan y algunos como instaladores en zonas rurales, de campo.

Dónde instalar

En casi la totalidad del territorio nacional se puede instalar ventajosamente estos aerogeneradores, aunque hay que tener en cuanta que instalar un miniaerogenerador en una zona con doble de viento produce ocho veces más electricidad, dado que es la energía cinética del viento (cuadrado de la velocidad) la que marca el potencial.

Ello implicaría que para hacer bien las cosas, las futuras primas –si llegan- debieran discriminar unas zonas de otras y limitar la potencia máxima instalada para que no se produzca una burbuja como la fotovoltaica que atraiga a inversores que sólo buscan productos financieros. La producción de energía ha de ser generadora de riqueza y empleo y nunca un producto sometido a la mera especulación.

Costes

En este momento, el consumidor que decida instalar un aerogenerador podrá elegir entre más de 100 modelos diferentes de eje horizontal o vertical. Su precio es todavía alto, pero bajará tal y como ha sucedido con el resto de tecnologías cuando se incremente su demanda.

Su coste baja cuanta más potencia tiene. Alguien que quisiera instalar un aerogenerador de 1,75 kW pagaría entre 4.000 y 6.000 euros, dependiendo si necesita obra o no, frente a los 3.000 o 3.500 euros que pagaría por kW por uno de 25 kW. Como un hogar medio suele tener contratados entre 3 y 5 kW y consumir entre 700 y 800 kWh al mes, con un aerogenerador de 1,75 kW de potencia se amortizaría la mitad o las tres cuartas partes del consumo de la vivienda, según el emplazamiento.

Problemas

Además de los señalados, el precio, la burocracia y las trabas administrativas, técnicamente hay que señalar las vibraciones si se instala en tejado y el ruido, dado que aunque se avanza en minimizar ambos, aún tenemos que conseguir que sus valores caigan por debajo de los actuales si de verdad queremos que se pueda generalizar su uso.


Saludos.

La energía más limpia es la que no se consume.

11 comentarios:

ElSrM dijo...

Interesantísimo como siempre.

Saludos,

Carlos Méndez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Méndez dijo...

Totalmente en la linea de ElSrM.

feluky dijo...

Amigo HELIOS siempre es apasionante leer lo sencillo que parecen las cosas cuando nos las cuentas, pero como bien dices, luego es muy complicado de conseguir.

Yo tengo un amigo que mantiene su casa con solar fotovoltaica y con un mini generador eolico, con piscina y depuradora etc.

dice que lo unico que necesitas es racionalizar el consumo.

Abrazos.

PD. cuando vengas para acá llama que montemos alguna fiesta.

Helios dijo...

Gracias amigos.

Lo cierto es que sigo pensando que llegaremos a conseguirlo, porque somos muchos.

Feluky cuenta con ello.

Saludos cordiales.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo:

Las trabas están colocadas para que estas innovaciones sean aprovechadas por los de siempre, por los grandes para hacer negocio. Si democratizamos la producción de energía ganarían empresas de fabricación que generarían puestos de trabajo, ganaríamos los ciudadanos; pero perderían los especuladores de la distribución. Esos que ganan los miles de millones de euros simplemente distribuyendo, como los intermediarios, sin hacer ni aportar valor añadido alguno.

Recibe un abrazote amigo.

Nota: Este post es completo. Nos facilita una gran cantidad de información y está escrito con un lenguaje muy claro, muy preciso y muy sencillo de entender. Gracias amigo por compartir tus conocimientos con nosotr@s.

Jose dijo...

He leído que existen otros modelos de generador, no sólo los convencionales ¿es cierto?

Helios dijo...

Amigo Dialéctico hay que desterrar la especulación de la energía. Al ser un sector estratégico es preciso que sólo lo mueva economía productiva y por supuesto al servicio de la ciudadanía.

José existen otros modelos, algunos con diseños muy atractivos, pero la máxima eficiencia se consigue con el diseño que todos conocemos.

Saludos

innopolis dijo...

Bajo los puentes y viaductos, en los valles, dónde el viento se canaliza Helios, parece que se ha probado.

Si hubiera una iniciativa pública decidida, se podría emplear para iluminación de infraestructuras... p.e.

saludos

Helios dijo...

Así es Innópolis, existen miles de enclaves muy adecuados para instalar pequeñas turbinas eólicas y desde luego la obra pública debería ser pionera en su aprovechamiento, como lo debiera ser de la geotérmica de baja temperatura y la solar.

Saludos

ElSrM dijo...

Con tanta inversión pública útil que se puede hacer y algunos burócratas sólo piensan en hacer casitas y conceder concesiones a empresas privadas de infraestructuras ^^U