Avances en las pilas de combustible


El cambio de modelo energético es un puzzle que exige encajar complejas piezas, una de las cuales es la de la acumulación de la energía, para utilizarla cuando sea preciso o simplemente para aprovechar los excedentes de cada momento.

En ese sentido desde hace más de un siglo, sabemos que un tipo de reacciones químicas –llamadas Redox- poseen la propiedad de liberar electricidad, por lo que si disponemos de los reactivos que involucran, podremos obtener electricidad sin más que hacerlos reaccionar.

Así podríamos “guardar” la electricidad en forma de reactivo listo para ser usado cuando sea preciso.

En particular, existen unos dispositivos llamados pilas de combustible o celdas de combustible, en cuyo seno se llevan a cabo reacciones de este tipo que involucran hidrógeno y oxígeno, con rendimientos altísimos. Son tales las posibilidades de estos dispositivos que se denomina economía del hidrógeno a las diferentes caras de tal tecnología.

La obtención de electricidad de esta forma está exenta de emisiones de CO2, de humos e incluso de ruidos y olores y se adapta perfectamente a nuestra visión de lo que debe ser el desarrollo sostenible:

El desarrollo que asegura las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para enfrentarse a sus propias necesidades (Comisión Brundtland, año 1987).

Cuando se firmó el protocolo de Kioto en 1997, se pretendían reducir un 5% las emisiones de CO2 del año de referencia, 1990, y lo que se ha conseguido en este tiempo es justo lo contrario, aumentarlas, con España como principal incumplidor del acuerdo. En este contexto, la tecnología asociadaza a las pilas de combustible pueden ser un precioso instrumento para el cambio.

El transporte da lugar en la UE al 30% de las emisiones de CO2 e implica más del 30% del consumo energético y el 70% del consumo de petróleo y se configura como el sector más beneficiado para introducir estas tecnologías limpias, que se complementan perfectamente con las energías renovables, pues sería extraordinario que pudiera obtenerse el hidrógeno a partir del agua, mediante la electricidad generada en centrales eólicas o solares.

Las pilas de membrana polimérica (PEM) se encuentran en un estado de desarrollo muy prometedor, aunque tienen el inconveniente de contener bastante platino como catalizador, que, entre otras cosas, es un material caro. Por ello los últimos desarrollos apuntan a otra tecnología, la de las pilas de Membranas de Intercambio Aniónico (AAEM) que evitarían este problema.

En cualquier caso, se trataría de tecnologías que han de recibir el suficiente apoyo de las instituciones para que avancen las líneas de investigación abiertas y, sobre todo, para que a través de una correcta I+D+i las empresas puedan insertarlas en el mundo productivo, de manera que los costes asociados, por ejemplo en el sector del transporte tiendan a la competitividad natural, a poco que se internalicen costes en las tecnologías más contaminantes, costes que como siempre apunt0, no deben servir para recaudar más, sino para que incidan directamente en la financiación de las nuevas tecnologías.

Saludos.

La energía más limpia es la que no se consume.

6 comentarios:

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo:

Muy certera aportación. El problema que tenemos es la falta de sensibilidad de la partitocracia que nos gobierna. Si esta fuera sensible a los avances científicos seguro que encontraría fórmulas adeucadas para aplicarlas en la práctica. Habría muchas formulas ingeniosas para buscar la financiación necesaria para este tipo de iniciativa.

Recibe un muy fuerte abrazote amigo.

Nota: He colocado tu último comentario al anterior post de mi blog en el que ahora he subido, pues tanto tu aportación, como el comentario que ElSrM (Miguel Ángel) realiza a esa tu aportación, merecen destacarse.

Otro abrazote amigo.

ElSrM dijo...

Estas grandes baterías, pilas o celdas de hidrógeno pueden ser un complemento perfecto para la energía solar. Como la captura de energías libres puede ser intermitente, con estos dispositivos de almacenamiento se podría garantizar el suministro continuo que se necesitase —dentro de unas capacidades, como siempre—.

Recuerdo que se hizo una demostración hace unos meses en Europa del Este, posiblemente en Rusia, de un explosivo militar igual de potente que uno atómico pero basado en el hidrógeno.

Es muy interesante todo lo relacionado con esta Economía del Hidrógeno.

Las pequeñas pilas tradicionales redox (¿reducción/oxidación?) contenían fluidos bastante tóxicos. Es algo que se mejora con las de hidrógeno, ¿verdad?

Cordialmente,

Carlos Méndez dijo...

El ejemplo de las pilas de relog, de coste fabricadas en china, y puestas ya en españa . son unos 20 centimos,el paso a la red comercial, almacenes y relogerias, pueden encarecer la pila hasta los 3 euros la unidad.
no es rentable el reciclar la pila, puesto que la base de llegada y entrega a españa es tansolo 20 centimos, pero si es altamente contaminante, y en ese principio nos devemos de mover, el que es altamente contaminante y no que por menos de los que cuesta recliclarla la tenemos nueva.

Echo en falta contenedores de pilas de la junta , se ven contenedores de pilas para reciclar en supermercados como aldi o dia, que aprovechan el camion vacio al descargar en plasencia para llenarlo de palets y por que no pilas, que llegaran atraves de su cadena de distribucion a Alemania.

HAY QUE CAMBIAR EL CHIP DE LAS PILAS ,MAS QUE EL DE LAS BOLSAS RECICLABLES.

feluky dijo...

Amigo HELIOS con este ministro que nos gastamos en nuestro país, como que no esta la cosa para gasto en inventos nuevos.

Se esta cargando todas las subvenciones para renovables, y me da que disfruta, haciéndolo después de que la gente se gastó el dinero en la inversión.

Por otro lado a mi lo de Kioto siempre me pareció el timo de la estampita. Los que llevan toda la vida emitiendo, se quedaron con el cupo de emisión, y los que no habían emitido nunca, a san joderse.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Realmente no veo claro que se trate de una novedad cualitativa, sino más biende otro tipo de acumulador eléctrico.

Y en acumuladores eléctricos estamos avanzando mucho ... ejemplo baterías de litio.

Helios dijo...

Amigo Dialéctico, la insensibilidad ante la investigación y ante los problemas de la ciencia o del conocimiento en general, es una manifestación de ignorancia que nos hace mucho daño. Se ha de apostar abiertamente por desarrollar las tecnologías que nos pueden ayudar a salir de este agujero de tantas caras.

SrM los explosivos más potentes del planeta son de hidrógeno, las famosas bombas H, pero no utilizan reacciones Redox, sino fusión nuclear, otra vertiente del hidrógeno que no tiene nada que ver con lo tratado aquí pero igualmente prometedor.

Las baterías tradicionales contienen ácidos, sales, metales, etc. que, en efecto, son nocivos, caros y contaminantes y además duran poco tiempo y en algunos casos –el litio boliviano por ejemplo- provienen de lugares geostratéticamente hablando, poco recomendables-. El hidrógeno es una esperanza porque evitaría esos tres problemas ... casi nada.

Carlos dices bien al lamentarte de lo barato que es a veces lo más contaminante y lo poco que se hace por, al menos, confinar los residuos generados. Muchos “antinucleares” que braman por los residuos radiactivos sin saber ni siquiera lo que son, no tienen problema ético alguno en consumir pilas de litio a docenas y tirarlas sin más al cubo de la basura ... es la nueva ecología.

Feluky, lo del ministro es para echarse a llorar. Andar siempre amenazando con la retroactividad del recorte en primas es la mejor forma de espantar a los grandes inversores y de generar en los pequeños una indefensión jurídica inaceptable y de lo de Kyoto lo más gracioso nuestra amiga Narvona diciendo “España más que ninguno”, en una época de fuerte crecimiento interno ... al final quedamos peor que ninguno.

El mercado de CO2 también se está enfocando mal. Nació como una herramienta para evitar emisiones o al menos controlarlas internalizando costes en las tecnologías más contaminantes, lo cual es positivo, pero está produciendo especulación y a poco que no se le ponga freno contará con sus propios especuladores transnacionales que generen otra burbuja: la de las emisiones.


Saludos