Centro de almacenamiento de residuos nucleares


En mi opinión nuestro sistema de vida es insostenible, pero la única forma de evitar un deterioro irreversible y rápido de nuestro planeta, pasa por el uso de la energía nuclear.

La energía nuclear, con sus problemas, es la única fuente de energía que nos puede permitir compatibilizar una economía competitiva –lo contrario es más crisis y más paro- con un moderado respeto del medioambiente, que sin esta fuente de energía es imposible, pues el mundo se limitará a quemar todo el petróleo, todo el carbón y todo el gas, lo cual será letal.

El debate nuclear nunca ha existido, entre otras cosas porque es delicado, exige cierta formación, mucha información y datos, políticos con altura de miras y, sobre todo, que el país comparta unos objetivos comunes, alejados de localismos y nacional-regionalismos miopes.

El debate nuclear debiera abrirse de lleno y que una sociedad bien informada decida libremente, con todas sus consecuencias, económicas y medioambientales. Tal debate debe abarcar todas las fases del proceso:

-Minería del uranio y fabricación de elementos combustibles. Decidir en qué fases se debe implicar el país.

-Ubicación y explotación de las centrales nucleares de fisión.

-Gestión de los residuos nucleares a largo plazo.

Estos días se está hablando en los medios de comunicación de la controversia política generada entorno a las posibles ubicaciones para albergar un centro de almacenamiento de residuos de alta actividad. La controversia no es técnica ni económica, es política en el peor sentido del término, pues políticos sin altura de miras se lanzan a hacer campaña populista sin importarles nada más.

Los residuos nucleares en España

Provienen del combustible de las centrales nucleares, de los artículos “contaminados” en ellas por el trabajo de explotación, de los hospitales que ofrecen medicina nuclear y de los centros de investigación.

Se clasifican de acuerdo a su actividad, que es una magnitud que mide el número de partículas que una determinada cantidad de material emite cada segundo, así como el tipo de partículas. Ambas características determinan lo peligrosos que son para la vida y los cuidados que hay que tener al manipularlos, guardarlos y, en definitiva, gestionarlos.

Los de media y baja actividad, se almacenan en la única instalación que existe al efecto en nuestro país, situada en El Cabril, en la provincia de Córdoba y los de alta actividad, que por suerte son poco abundantes, se almacenan en piscinas en las propias centrales. En las piscinas deberían estar unos diez años que es el tiempo que tardan en perder buena parte de su actividad, pero después se deberían trasladar a un emplazamiento construido al efecto (Instalación de Almacenamiento Temporal Centralizado), como sucede en los principales países que explotan centrales nucleares.

Alemania tiene 2, Francia 3 (dos de ellas en el centro de reprocesado de La Hague, auténtica esperanza de esta tecnología), Gran Bretaña 2 también en un centro de reprocesado, Rusia 2, Holanda, Suecia, Suiza y Bélgica uno.

Combustible usado por una central al año

Un reactor de 1000 MW posee en su núcleo unas cien toneladas de uranio 238 enriquecido con uranio 235, que se van renovando a lo largo de tres años. Cada año se renueva la tercera parte, lo cual genera unas 27 toneladas de combustible usado.

De las 27 toneladas de combustible usado, 23 son de uranio, 240 kg de plutonio y 720 kg de productos obtenidos por las fisiones. Esos 960 kg son los realmente peligrosos y delicados, aunque se queda en la piscina de la central todo el combustible usado, lo que provoca que algunas de nuestras centrales estén ya casi llenas, siendo los casos más alarmantes los de Ascó I y II que se saturarán en el 2013 y el 2015 respectivamente (de ahí la posible idoneidad de este enclave para el almacén de residuos que se debe construir).

Para evitar ese problema, se busca un emplazamiento que pueda alojar el combustible usado de las centrales, preferiblemente en una ubicación que posea unas características apropiadas que permitan depositarlo en un entorno seco y geológicamente estable.

Otra posibilidad sería enviar para su almacenaje los residuos de alta actividad a Francia, como hacemos actualmente con los de Vandellós I, que si no son traídos de vuelta el año próximo nos costarán unos 60.000 euros al día. Esta posibilidad es mejor ni considerarla, pues sería otro pesado lastre para nuestra maltrecha economía.

Aunque no me extenderé en ello, he de comentar que no sólo la actividad nuclear genera peligrosos residuos, más bien al contrario, se trata de los residuos mejor guardados, pues ha venido siendo tradición en el planeta olvidarse de los residuos que emitimos a la atmósfera, enterramos en basureros o depositamos en el mar, como si la atmósfera o los océanos pudiesen absorberlos sin más.

Y como muestra un botón que sorprenderá a más de uno:

Los residuos emitidos por una central eléctrica de carbón

Este tipo de instalaciones, emiten por término medio 650.000 kg de CO2 cada hora, además de óxidos de nitrógeno y azufre causantes de la lluvia ácida, así como todo tipo de metales presentes en el carbón, entre los que se encuentran el plomo, cadmio, uranio, radio o torio por formar partes en algunas partes por millón del carbón. La central emite también gas radiactivo radón, que es la fuente natural de radiactividad más peligrosa.

Todos estos residuos pasan a la atmósfera y conviven con nosotros por siempre jamás.

Tomar la decisión

Numerosas localidades estarían a día de hoy dispuestas a acoger el almacén a cambio de algún tipo de contraprestación. Sin embargo, los gobiernos autonómicos están oponiéndose a que sus ayuntamientos se postulen como receptores.

Ante ello he de comentar:

1.-Es razonable pedir que una instalación que, ya sea por desinformación, manipulación o cualquier otra razón, genera tanta controversia y beneficia a todo el país, deje beneficios cuantificables, primero en la localidad y después en la comarca y que los habitantes lo perciban objetivamente.

2.-La decisión final la debe adoptar el gobierno de la nación, tras sopesar los pros y contras de cada ubicación y sin dejarse influir por cuestiones políticas y mucho menos partidistas.

En ese sentido, el Presidente de la Comunidad de Cataluña, que fue desde su anterior responsabilidad ministerial, el promotor de la idea de construir el almacén e intentó convencer a los catalanes de la necesidad de la instalación, ahora se opone a su construcción en dicha región. A pesar de esta contradicción, que por desgracia no nos extraña en nuestra clase política, no le falta algo de razón al pedir que se ubique en una zona que actualmente no contribuya al parque nuclear en España.

En definitiva, nos encontramos ante la necesidad de que la ciudadanía se forme, informe y participe en un debate serio y sereno sobre las necesidades energéticas del país, el papel de la energía nuclear y la gestión de las instalaciones relacionadas con cada fuente de energía. Debate que debe celebrarse al margen de intereses partidistas, poniendo por encima de cualquier otra consideración en interés de España.

Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

11 comentarios:

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Helios:

Es curioso que el Parlamento haya decidido por unanimidad que el ATC (Almacén Temporal Centralizado) es la mejor opción y, al tiempo, los mismo partidos que esta decisión adoptan sancionen a aquellos alcaldes y concejales que la iniciativa, de proponer a sus localidades para acogerlo, toman.

Esperemos que se pongan y acuerdo y, sobre todo, que impulsen decididamente, de cara al futuro, la investigación en I+D para que iniciativas como la del reciclado o reprocesamiento de residuos nuclerares sea posible.

Investigadores españoles crean un reactor nuclear para reciclar residuos radiactivos .

Recibe un abrazote.

Helios dijo...

En efecto amigo dialéctico, es curioso pero no nos extraña ¿verdad?

Tal y como bien señalas, las centrales de tercera y cuarta generación, podrán dar cabida al reprocesamiento del uranio lo cual tendrá dos inmensas ventajas:

1.-El combustible necesario será prácticamente inagotable.

2.-Los residuos peligrosos serán testimoniales.

Esperemos ver gobiernos serios y con iniciativa suficiente como para potenciarlo y a la vez no dejarlo en manos del capital, sino que los beneficios sean para todos.

Saludos

Miguel Alvarez dijo...

Es una información completísima. Estoy tomandole ahora las lecciones de la signatura de sociales y trataba precisamente de las energías alternativas y las tradicionales.

Es muy orientativa la información. Pero el problema es ¿Qué hacer con los residuos? Como bien apuntas este país no puede dar 60.000 euros al día por los residuos a Francia.

Este problema hay que solucionarlo pero, ojalá me equivoque, el gobierno no se enfrentará ni a Cataluña ni a Castilla la Mancha con lo cual no solucionaremos en su tiempo el problema.

Hace falta mucha divulgación sobre lo nuclear. Oí por la radio que el almacen de residuos nucleares de Holanda se halla en Amsterdam en pleno centro de la ciudad. Hay muchas cosas que la ciudadanía no sabe y debe saberla. No tengo mi opinión formada sobre este asunto pero pienso que hay demasiada demagogia en torno a todo ello.

Pero desde luego lo peor, lo peor que nos está pasando, es la incapacidad para tomar decisiones.

Saludos,

Helios dijo...

Así es Miguel, como en cualquier otro ámbito, es preciso que la ciudadanía disponga de información adecuada para que emita una opinión a la altura del problema.

¿Qué hacer con los residuos nucleares? a día de hoy custodiarlos en almacenes al efecto, paradógicamente, puede que dentro de unos años -menos de los que pueda parecer- esos almacenes se conviertan en auténticos yacimientos de combustible reutilizable, más o menos como sucede ya con algunos de los inmensos arsenales soviéticos e incluso americanos.

La energía nuclear es la única que puede competir en precios con el carbón y el fuel y que no contribuye al aumento del efecto invernadero por las emisiones de CO2, que como es sabido, está detrás del temido cambio climático, auténtico gran enemigo de la humanidad, junto -a mi juicio- al aumento demográfico.

Saludos

Anónimo dijo...

No sé si tu página me recuerda a la publicidad que veíamos en las centrales nucleares ... nuclear hoy solar mañana, para convencer a la gente de que las apoyase.

Yo creo que no se puede defender la energía solar y la nuclear a la vez.

Buenos días

Helios dijo...

Mi apuesta y defensa, lo es del cambio de modelo energético. Paso del modelo basado en el petróleo, carbón y gas, que nos ha permitido progresar, pero que nos ha llevado a una situación medioambiental al borde del abismo, a otro modelo basado en el ahorro, la eficiencia (gastar menos para conseguir lo mismo), la deslocalización de la producción (acercarla a cada centro de consumo, a cada hogar) y el desarrollo de tecnologías renovables y razonablemente limpias.

El papel que juega la energía nuclear en ese cóctel, puede ser fundamental, pues no lastra la economía si las cosas se hacen bien, la dependencia exterior es mínima, el precio del uranio es poco influyente en los costes de la electricidad y no emite gases contaminantes.

El problema de los residuos hoy exige una gestión responsable y con el desarrollo de los reactores de neutrones rápidos, es un problema que dejaría de serlo.

Por último, creo que tales instalaciones deben estar bao control y explotación pública, aunque haya participación privada y aporte de capital y que los beneficios han de ser también, fundamentalmente públicos, haciendo repercutir en el precio de la electricidad todos los conceptos, incluidos la gestión de residuos y el desmantelamiento.

En definitiva, sí se puede concebir un mix energético en el que la energía solar sea el tesoro ... pero que la nuclear nos saque las castañas del fuego, al menos por ahora.

Saludos

Carlos Méndez dijo...

Helios , queramos o no , la dependencia nuclear deve ser una realidad , el carbon , petroleo , y demas en forma de contaminación atmosferica , mata cada año en las grandes urbes a mas de 50.000 , almas , si dentro de unos años los coches funcionaran a electricidad , y el petroleo sera usado en su resto de fines , menos el de producción de energia y transporte , puede que entonces nos demos cuenta de lo malo que ha sido el petroleo y reconsideremos la postura ante las nucleares, seguramente , cuando empècemos a funcionar a base de electricidad ren los coches y el ciudadano vea la mayor ventaja economica y de salud que supone , al tener mas a mano este cambio de chip , y refundadas esperanzas en el cambio de un sistema energetico y por lo tanto un cambio de politicas internacionales en cuanto a derechos de emisión y encuadre de la riqueza : petroleo se desmarque y este asiento que supone que pais petrolifero , pais de multimillonarios se desmarque por el uso y disfrute de materias limpias y poco contaminantes , entosnces el chip cambiara y el mundo con el , puede que los paises que esten ahora iniciando ese rumbo nuevo , se encuentren en clara ventaja , cuando esto suceda.

feluky dijo...

Amigo HELIOS esto de los residuos, es una demostración mas de la ineptitud de los gobernante de este nuestro país. Los de un partido y los de los demás partidos.

Como es posible que nos permitamos hacer demagogia con estas cosas. Que los ecologistas, que los ciudadano en general, quieran o no quieran, acepten o no acepten, una central, una refinería o un cementerio, es aceptable y conveniente.

Pero los partidos políticos entren en el juego sucio, con cosas que luego usan sin ningún recato, es como poco insultante.

Así que amigo, los problemas serios en este país, tendrán que solucionarse por la vía del modelo “balanzas fiscales”, que quiere decir “pa ca uno lo suyo”.

El que quiera energía que la fabrique en su comunidad, o la pague al precio que le pidan las comunidades que la fabriquen.

El que no quiera cementerio, que pague a quien lo tenga, en proporción a su consumo energético. Y si quiere pagar menos, que consuma menos energía.

Abrazos.

innopolis dijo...

Dicen feluky, que se aprobó en la Asamblea de Extremadura la posición contraria al Almacén. ¿cuantos informes de expertos se solicitaron?
Teniendo unas facultades de Ciencias, y un discurso recurrente a la tecnología, a la hora de la verdad puede el miedo del hombre primitivo, el miedo a lo desconocido, propio de mentes pequeñas. Metáfora de nuestro tiempo.
saludos

Helios dijo...

Amigo Feluky ese camino de las balanzas interterritoriales atenta directamente con la existencia de España, como nación que debe compartir objetivos comunes y que desde luego, perjudicará a regiones como la nuestra.

Al gobierno se le pide que gobierne, esto es, que sepa qué necesita el país, cuales son sus problemas y que, además, diseñe soluciones y las ponga en marcha.

El tema que nos ocupa no es una excepción, aunque se trata no de un problema global que serían incapaces no ya de solucionar sino ni siquiera de entender, visto lo visto, sino de uno muy particular: un humilde ingrediente del mix energético, aún más, un humilde ingrediente de nuestra tecnología nuclear.

Innópolis ese debería ser el camino:

Ante un problema, el gobierno escucha a los interesados, solicita informes autorizados y toma una decisión, que pone en marcha y explica generosamente.

Carlos, tocas un punto muy importante: si despilfarramos el petróleo en el transporte, nos veremos privados de sus otras aplicaciones: materiales, tecnologías, etc. y algunas de ellas son más insustituibles hoy que el tema del transporte. Otra punta del problema ausente de los debates.

Saludos

Anónimo dijo...

Es mentira que las centrales nucleares no emitan CO2, pues tenemos que tener en cuenta todo el ciclo, desde la construcción hasta el desmantelamiento, así como la extracción y enriquecimiento del uranio así como su transporte y el de los residuos. El análisis de 19 estudios arroja una horquilla de resultados bastante amplia: nada menos que entre 1,4 y 288 gramos de CO2/kWh. A partir de todos estos trabajos, el investigador de Singapur calculó para la huella de carbono de una central nuclear un valor medio de 66 g CO2/kWh, lo que estaría por encima de todas las energías renovables, aunque todavía bastante por debajo del gas o el carbón.
http://blogs.elpais.com/eco-lab/2011/02/el-co2-generado-por-la-energia-nuclear.html