Cien mil tejados solares alemanes


En todos los ámbitos de la vida soy partidario de mirar a los que lo hacen bien, no para copiar sino para aprender de su experiencia y adaptarla a nuestro contexto. En el ámbito que nos ocupa, no estaría mal que mirásemos un poco a Alemania, aún reconociendo que muchos ojos están puestos en España y en nuestro desarrollo en el campo de las renovables.

Creo que está claro a estas alturas que para mí la energía solar es algo más que un tipo de energía, es “la energía”, por limpia, respetuosa, inagotable, silenciosa y, si se me permite, bella. Yo enmarcaría –o enmarcaré- un cristal de silicio en la pared.

Ahora bien, no todo es lo mismo desde mi punto de vista, ni debe recibir el mismo tratamiento. Desde el punto de vista medioambiental el apoyo a la instalación masiva de sistemas de captación solar para producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS) es absolutamente necesario y además, económicamente, es perfectamente viable, pues los costes son muy moderados y los rendimientos altísimos. El único secreto es prever apoyo de energía tradicional, preferiblemente gas, en el entorno del 30 %, mediante calderas inteligentes que eleven la temperatura del agua sólo no necesario. Quiero comentar en este punto, que veo obras nuevas en las que instalan el ACS porque se les obliga y el apoyo lo hacen con calderas tradicionales que calientan siempre –salvo quizás en verano-, lo cual es un despropósito mayúsculo.

Y el otro gran apoyo se debería recibir en el ámbito de los tejados solares fotovoltaicos. ¿Os imagináis en cada vivienda un tejado solar, con un 20% dedicado a ACS y el resto a generar electricidad? Quedarían prácticamente cubiertas sus necesidades de electricidad y agua caliente y además se contribuiría sobremanera al nacimiento de una nueva conciencia ecológica de valor incalculable.

Pues bien, en 1989 fue nombrado Walter Sandtner responsable de energías renovables en Alemania (primera muestra del interés del país, una ¿dirección general? ad-hoc-) el cual concibió una estrategia para que el sector se desarrollase y a la vez se concienciara a la población de la necesidad de un cambio de modelo:

Los mil tejados solares.

Se propuso instalar esa cantidad de tejados, en viviendas, con total apoyo del gobierno. En esos años en Alemania había seis tejados solares, lo cual da una idea de la magnitud del proyecto. Tras resolver los problemas técnicos que se planteaban (por ejemplo no había en el mercado “inversores” suficientemente fiables para ese cometido) se abrió el plazo de solicitudes con las siguientes condiciones: un 50 % del precio era financiado por el gobierno central y un 20 % por el länder correspondiente.

En pocas semanas se cerró el plazo porque les desbordaron las solicitudes. Como dato curioso, pero para mí muy importante, comentar que un criterio para la selección era estético –se otorgaron además, premios a los tejados solares más bonitos- lo cual se traduce en que la integración arquitectónica es fundamental.

Finalmente se instalaron más del doble de los tejados inicialmente previstos y se comenzó a gestar el programa “Cien mil tejados solares” que igualmente concluyó con éxito.

Hoy trabajan en Alemania más de 150.000 personas en renovables y en el ámbito de la energía solar existen más de 500 empresas consolidadas. Los alemanes aceptan la existencia de las subvenciones a estos tejados y siempre que en un país se empieza a hablar de este tema, todos los ojos les miran.

¿Qué impide que en España se dé el gran salto con programas de este tipo? Me imagino mil o diez mil tejados extremeños o andaluces, por citar dos comunidades con abundancia de sol y de viviendas unifamiliares. Las consecuencias empresariales serían automáticas y en concienciación medioambiental, inimaginables. De hecho no haría falta financiar el 70 % de la instalación, bastaría con facilitar la financiación, mantener unas primas adecuadas para la venta de la electricidad generada y simplificar la burocracia (no olvidemos amigos que vivimos en el país del “venga usted mañana” que decía Larra).


Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

16 comentarios:

feluky dijo...

La vivienda de la foto ya merece la pena, de madera con el techo solar, que no desmerece el conjunto.
A mi me espanta ver esas inhalaciones fotovoltaicas en el campo, cuidado que son feas. Cuando pasas por la carretera y ves esas instalaciones sin ninguna estética, parece que las tiraron allí porque sobraban de alguna obra.

Entrando en el tema del apoyo a la instalación, me temo que este Ministro no esta por la cosa, porque nada mas hace que ponerle pegas. Cierto es que se había desmandado un poco el sector, y siendo una energía inconstante, necesita todo un diseño de evacuación y complementación, con otras energías. Pero el señor Sebastián, parece que las tiene manías.

Abrazos.

Helios dijo...

Así es Feluky, el sector comenzó con muchísima fuerza y algo de desorden, al calor de las primas. Pero como hemos hablado otras veces, se pueden hacer los ajustes que sean precisos y se sigue apoyando a una industria que puede llegar a ser estratégica. Pero como para todo, hay que mirar un poco más lejos si se quiere avanzar y no parece que se esté por la labor. Con los beneficios en primas que se lleva un molinillo ¿cuántas familias podían tener su tejado solar? No menos de 100, con menos impacto visual y descentralizando la producción. Y ojo, que también defiendo la eólica, pero las primas del molinillo se la llevan los de siempre y las de los tejados una familia cualquiera.

A mí tampoco me gustan mucho algunas instalaciones que se ven por ahí, por eso diferencio los tejados del resto.

Saludos

Ricardo dijo...

Me parece que es una muy buena idea y, sin lugar a dudas, limpia, pero tú que sabes de estas cosas, ¿cuánto costaría el tejado solar para una casa de las habituales en nuestra tierra?. Un abrazo.

Helios dijo...

Amigo Ricardo, el coste de instalación estaría entre 25 y 35 mil euros, lo que puede parecer un desembolso inasumible para la mayoría, pero la clave está en las primas y la financiación. Con las primas adecuadas (consistentes en que las eléctricas te compran la electricidad producida a un precio muy alto) se podría amortizar en 10 ó 12 años y a partir de ahí generar beneficios, que tampoco entiendo que debieran ser excesivos, como los que se esperaban los primeros que entraron en el boom solar y ahora se sienten estafados en muchos casos.

Por ello, con el debido impulso público las posibilidades serían inmensas.

Si el estado consiguiese que los bancos financiasen una buena parte de la instalación y las primas asegurasen unos beneficios mínimos (repito: no excesivos), muchísima gente entraría.

Saludos

Ricardo dijo...

Helios, muchas gracias por tu información. La transmitiré a la persona interesada. Desde mi óptica, debería facilitarse la financiación de estos proyectos, pero finalizada su amortización real, que el mercado dijera la última palabra. Los beneficios privados obtenidos con dinero público no me seducen. Un saludo.

Jose dijo...

¿Qué quieres decir con que no había inversores en el mercado?

Gracias

Ana dijo...

Tengo una duda referida a estos tejados. Crean electricidad y se consume en la casa. Si te hace falta más, se la compras a Iberdrola, por ejemplo, y si te sobra se la vendes ¿no?

Abrazos

Helios dijo...

Ricardo tal y como se hacen ahora las cosas, en la eólica por ejemplo, sí sucede que el dinero público contribuye a que se enriquezcan los de siempre. Lo que aquí comentamos es otro concepto: dinero público para la atomización de la producción energética, para el apoyo del cambio de modelo, para el nacimiento de un tejido industrial que genere riqueza, sin que nadie se haga millonario con su tejado.

Jose en el 89 no había inversores en el mercado, compactos, baratos y que cumplieran con las exigencias técnicas para poder volcar electricidad a la red con garantías. A partir de ese programa surgieron pequeñas joyas como el "Sunny Boy" que hoy facilitan la conexión a red.

Ana el tejado solar vende íntegramente la electricidad a la compañía y la vivienda compra íntegramente lo que consume. Tiene dos contadores, vende caro y compra barato.

En relación con este último comentario, el futuro creo que debiera modificar este concepto, de manera que sólo se pudiesen vender los excedentes de la vivienda. Hoy sería ruinoso económicamente.

Saludos

Anónimo dijo...

Buenos días

¿Y donde está el truco? Si se amortiza rápido y luego da beneficios yo me apunto.

Hasta pronto

Helios dijo...

No hay truco ... ni es tan sencillo.

Yo hablo del necesario impulso que habría que darle a los tejados solares, no de que el impulso ya se haya dado.

Hoy existen dificultades administrativas y de financiación y además el marco normativo que regula las tarifas establece una subvención decreciente para las instalaciones en función de que se alcancen los cupos. Además, tarifas como las actuales en el entorno de los 30 céntimos no garantizan ni siquiera la amortización a poco que se complique la explotación de la cubierta y en cualquier caso dan lugar a beneficios muy discretos.

Saludos

Jose dijo...

¿Hay en Extremadura capacidad para volcar a la red tanta electricidad?

Helios dijo...

José, no si se construyen los casi 2000 MW solicitados por termosolares y grandes empresarios fotovoltaicos, porque los picos de demanda máxima en la región no pasan de 400 MW y, efectivamente, habría que evacuar en horas pico.

Pero lo que aquí comentamos es justo lo contrario, descentralizar la generación. Crear la electricidad allá donde se consume, fundir en la misma persona a productor y generador.

Eso, amigo, es otro concepto, otra filosofía que va mucho más allá de lo empresarial.

Saludos

innopolis dijo...

Hola de nuevo. El gobierno alemán se involucra de tal modo, que hay programas específicos para las iglesias, ejemplo de voluntad y determinación política, involucrando a todos los estamentos, tal y como se pregona aquí, pero allí además se hace.
por otra parte, ya he comentado la necesidad de diversificar el diseño de productos o paneles captadores, porque la oferta es muy rígida, para llegar a las variadas necesidades de la población. Esto debe ser así porque la demanda de agua caliente, por ej. no es constante a lo largo del día, ni en muchas casas se puede poner en el tejado, ni falta que haría.Por ejemplo, en una vivienda de un solo inquilino, que trabaja de tarde, y dispone de un balcón orientado al sur o un lavadero acristalado. Si se vendiera un kit, que acumulase sólo 30 l,que pudiera colgarse del balcón o dentro del lavadero, y el vecino lo pudiera colocar, le sería suficiente para su demanda diaria (p.ej. ducharse antes de ir a trabajar). Deberían diversificarse los equipos, al igual que ha ocurrido con los paneles fotovoltaicos para pequeños y variados usos, de tal manera que hubiera un diseño para cada necesidad. En calentadores eléctricos, ya se ha hecho esto. Bosch fabrica miniacumuladores que se colocan encima del lavabo, para que el agua caliente llegue al grifo inmediatamente.

Helios dijo...

Exacto innopolis, el gobierno alemán, además de pregonarlo lo hace.

Hablando de kits "hágalo usted mismo" ¿sabes que el modo más sencillo de aprovechamiento fotovoltaico es conectar un panel a un pequeño inversor -homologado- y a un enchufe de la casa directamente?

Saludos

Salondesol dijo...

Este blog es de los tuyos, te lo enlazo por si no lo conoces...

Esa es una de las cosas a las que dedicaría el Plan E, a los tejados solares.

Un abrazo.
Helena.

Helios dijo...

Gracias Helena, no conocía la web. Hemos de alegrarnos de que cada día más páginas estén dedicadas a las energías limpias.

El fenómeno de la comunicación en internet crece y con él la participación y, en particular, la preocupación por el deterioro del planeta está encontrando un buen vehículo para canalizar esfuerzos.

Saludos