Llevamos a la Tierra hacia el precipicio

Resultado de imagen de cambio climaticoUn reciente informe avalado por un número de científicos firmantes que crece cada día -15000 actualmente según ha publicado muyinteresante.es junto a los datos que muestro a continuación- vuelve a intentar concienciar a la población del irreversible camino al que se ve abocado nuestro planeta por la irresponsabilidad de la humanidad.  
 En dicho informe se dan los siguientes datos, referidos a los últimos 25 años:
-Reducción del 26% en la cantidad de agua dulce disponible por habitante.
-Reducción en la captura de peces salvajes
-Aumento del 75% en el número de zonas muertas en los océanos
-Pérdida de más de 121 millones de hectáreas de bosque
-Aumentos en las emisiones globales de carbono y en las temperaturas promedio
-Aumento del 35% de la población humana
-Reducción del 29% en el número de mamíferos, reptiles, aves anfibios y peces.

Todos ellos son muy preocupantes, pero me quedo con el incesante aumento, casi exponencial, del número de habitantes del planeta y de las emisiones de CO2.
Lo primero implica el consumo de recursos naturales y de transformación de la superficie a un ritmo creciente y lo segundo la aceleración del cambio climático por efecto invernadero anómalo con la consiguiente ruptura de los equilibrios ecológicos y la desaparición progresiva de las condiciones de vida sobre la Tierra tal y como las hemos conocido.
Es preciso que el control de la natalidad se haga efectivo en las zonas de mayor proliferación, lo cual coincide con las zonas en las que pobreza es también mayor y el desarrollo social y cultural más precario.
Es preciso también que sin vacilación, todos los países del planeta se comprometan en la reducción de emisiones de gases contaminantes. Primero en que no sigan creciendo las emisiones y posteriormente en su disminución. Cada uno de acuerdo a sus emisiones actuales y tendiendo también a la equiparación entre países de la ratio emisiones por habitante sin que ello pueda implicar el aumento global, obviamente.
Si seguimos por esta senda suicida, el planeta no desaparecerá –aunque tal vez se convierta en una gran piedra envenenada yerma- desapareceremos nosotros ... o lo que es peor, desaparecerán nuestro hijos y nietos.


Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

No hay comentarios: