Coche eléctrico …¿cero emisiones?


Leo en la prensa con frecuencia anuncios de marcas de vehículos que en su publicidad incluyen frases del tipo “cero emisiones” y adornan con todo tipo de símbolos verdes sus anuncios referidos a los coches eléctricos que venden, lo cual es, como mínimo, engañoso.

Cierto es que el contexto en el que se produce es de publicidad engañosa y de dudosa fiabilidad en casi todos los ámbitos, pero eso no justifica tal comportamiento, pues de lo que se trata al defender el modelo de energías más limpias es justamente el de propiciar un cambio no sólo energético, sino de relaciones con la naturaleza y porqué no también entre los seres humanos como parte importante de ella.

Como vengo diciendo, el coche eléctrico es tan limpio (o tan sucio) como lo sea la fuente energética que se utilice para obtener la electricidad que consuma, a lo cual hay que sumar lo limpio o sucio que sea la construcción de sus componentes y su desmantelado y muy particularmente de sus baterías.

Pues bien, con esa idea, si el coche circulase en España, su electricidad habría sido generada en buena parte mediante centrales de carbón, (que además se sigue subvencionando) altamente contaminantes, centrales de gas de ciclo combinado menos contaminantes pero también generadoras de emisiones a la atmósfera, centrales nucleares que no emiten gases a la atmósfera en cantidades significativas pero que contaminan como sabemos merced a sus peligrosos residuos y muy particularmente a los isótopos transuránidos que produce.

En definitiva, si usted vive, pongamos por caso, en Asturias y decide comprar un vehículo eléctrico, sepa que la electricidad que consume a cada vez que recarga sus baterías, tendrá como procedencia en un porcentaje significativo, alguna central de carbón cercana y que, en consecuencia, por cada km que recorra con sus coche eléctrico, estará contribuyendo a la emisión de gases de efecto invernadero además de óxidos de nitrógeno y azufre altamente corrosivos y dañinos para el medioambiente.

¿Quiere esto decir que debemos evitar el desarrollo del coche eléctrico?

En absoluto. Ni su desarrollo, ni su compra, ni su uso ... al contrario, debemos apoyarlo.

Pero siendo conscientes de que la única forma de que sea una alternativa sostenible medioambientalmente hablando, es que se alimente con electricidad que provenga de fuentes lo más limpias posible … cosa muy alejada de la realidad en la actualidad y siendo conscientes, también, de que de “emisiones cero”, nada de nada.

Por último, el apoyo a estas tecnologías ha de hacerse sin fisuras, pero con cordura y desde luego si querer imponer plazos desde el interés político o económico, pues si tenemos que recordar las desafortunadas palabras del actual ministro del ramo cuando repetía que en no sé cuantos meses circularían 100.000 coches eléctricos por nuestras carreteras, habrá que hacerlo contrastándolo con la realidad –que muchos preveíamos, por cierto- de que el nº más bien será de unas decenas.

El mejor apoyo cuando se trata de energía, suele exigir prudencia y plazos suficientes, sino los logros pueden ir en la dirección contraria a la deseada.

Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

2 comentarios:

feluky dijo...

Amigo HELIOS la simpleza del mensaje siempre lleva detrás una realidad que se pretende ocultar, pero que como bien dices, no tienen porque ser ocultada, sino que debe ser entendida.

Estos amigos míos del gobieno han cometido muchos errores, como todos los mortales, pero donde se les ha ido la mano, y no creo que haya sido por error, es la cosa energética.

Abrazos.

Helios dijo...

El problema de la energía es que muchos de nuestros políticos de primera línea tienen intereses ocultos en ellas ... en sus grandes empresas, mejor dicho.

Por lo demás, amigo Feluky, para quienes sólo buscan el interés general, la transparencia siempre ha dado mejores resultados y más duraderos que el ocultismo.

Saludos