La dependencia energética externa, una causa fundamental del déficit


El déficit exterior de la economía española durante el 2007 alcanzo un techo del 10% del PIB y a partir de ahí ha ido conteniéndose a pesar de que los gastos en importaciones energéticas han aumentado, lo cual supone un auténtico lastre para nuestra economía, que padece una dependencia externa en materia energética superior al 80% y aumentando.

Si tenemos que dedicar buena parte de los recursos económicos del país a comprar fuera la energía que consumimos, por una parte estamos sometidos a los vaivenes e incertidumbres de los precios y por otra es imposible que nuestra economía pueda ser lo suficientemente competitiva en el mercado global.

Es importante destacar que nuestros intercambios comerciales con el exterior no presentarían un déficit digno de mención si no fuese por nuestra factura energética, concretamente se encuentra en el entorno del 1,5% del PIB, debido sobre todo a nuestro sector turístico que tradicionalmente aporta un superávit en el entorno del 3,5 % del PIB.

Es decir, España poseería una economía tremendamente competitiva y próspera si no sufriese la lacra de su dependencia energética externa que nos lleva a importar todo el petróleo que consumimos y el gas, sobre todo, que son la base de nuestro mix energético.

La solución, disminuir la dependencia

La dependencia externa la disminuiremos si apostamos en serio por las tecnologías generadoras de energías renovables, en todos sus ámbitos, pero sobre todo en sus vertientes solar, hidroeléctrica y eólica y si gestionamos adecuadamente el parque nuclear existente hasta que deje de ser seguro.

La energía nuclear, en contra de lo que pudiese parecer, participa poco en la dimensión económica de la dependencia externa, porque los costes de la electricidad generada en las centrales, dependen poco del precio del combustible (uranio), siendo la mayoría de los costes de gestión, mantenimiento, control y desmantelado.

En definitiva, intentar reducir el déficit o simplemente mejorar nuestra economía haciéndola más competitiva, es incompatible con la actual dependencia energética externa y hemos de ser conscientes de que para minimizarla tenemos que ser capaces de rebajar las facturas de petróleo y gas a costa de generar más energías de fuentes renovables (incluyendo agrocombustibles) y de aprovechar el potencial de nuestras centrales nucleares.

Si queremos apostar por una economía sana y con futuro, hagámoslo en serio, sin dar palos de ciego y teniendo las cuatro cosas básicas claras.

Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

7 comentarios:

feluky dijo...

Querido amigo HELIOS, cada vez hablar de lo que tu hablas, disminuir la dependencia energética externa. Parece mas la voz que clama en el desierto.

Como es posible que estos chicos que han decidido "salvar a España por encima de los intereses de su partido" que no de los de ellos, no aciertan a entender que disminuir esa dependencia es esencial. Se han cargado todas las subvenciones a las renovables sin ningún complejo, eso si, para salvar a España.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo Helios, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices; mientras mantengamos esa enorme dependencia exterior energética no podremos ser competitivos. Esa dependencia nos lastra grandemente, es una pena que no se tome verdadera conciencia de ello.
Gracias por tu comentario en mi blog. En el próximo post que escriba lo citaré. Como bien dices en él, estamos ante la emergencia de un fractal, al final el orden surgirá del caos; creo como tu que ese momento está más cerca de lo que podría parecer. Recibe un abrazote amigo.

Helios dijo...

Sí amigo Feluky en esas andan, deshaciendo un modelo que había sentado bases interesantes y que lo que necesitaba es que se "puliese" de manera que no se permitiera que fuesen primas a quien no innove.

Amigo Dialéctico, nos lastra de veras y es sorprendente que no lo vean.

El reto es inmenso, pero no imposible y las renovables son principal ingrediente para encontrar el camino.

Saludos

María dijo...

Sinceramente, el tema de la energía nuclear, empieza a ser un asunto encriptado para mi.

No sé cual de estas razones, si lo sucedido en Japón, la reciente explosión en el almacén de residuos radiactivos de las instalaciones nucleares de Marcoule, los intereses electoralistas o simple ignorancia, son las que han hecho decir ayer mismo a nuestra ministra de medio ambiente Rosa Aguilar “que se decanta por una apuesta clara y contundente jajaja ( quitando las subvenciones :-) por las energías renovables y de trazar una hoja de ruta para poner punto y final a las nucleares"... de verdad, que no sé que pensar.

A mi no me gusta pero nada la energía nuclear, la pregunta es ¿tal y como estamos económicamente hablando, de verdad podemos permitirnos el lujo de prescindir de ella?

Galicia, donde vivo, es una región pionera en la instalación de parques eólicos ¿sabes que ocurre en la actualidad? están paralizados todos los proyectos de instalación. En mi tierra natal el Bierzo, había dos empresas de fabricación de componentes para aerogeneradores, las dos están en suspensión de pagos... ¿de que apuesta habla nuestra querida ministra? ¿...?

Me parece muuuy interesante tu blog ¡¡no habla de política!! jajaja ¡¡toda una sorpresa!! casi igual de agradable que tu visita por el mío. Muchísimas gracias por pasarte y por el enlace...me lo he mirado, ( muy buen trabajo el de tus alumnas) aunque hay cosas que me quedan grandes de la explicación, el mundo de los agujeros negros me parece fascinante...¡¡ojalá hubiera tenido en su día, un profesor de mates o física como tú!! quizá ahora no me encontraría tan perdida, lo mío es un quiero y no puedo, constante:-)


Un placer de verdad.


Un abrazo, HELIOS.

Helios dijo...

María me alegra verte por aquí.

Mi opinión respecto a la energía nuclear es que se trata de una tecnología cuyo potencial no podemos desaprovechar (y menos ahora, aquí en España). Junto a la tecnología aeronáutica, son las que están sometidas a protocolos de seguridad más exhaustivos.

Ahora bien, cambiando el marco legal eléctrico de forma que se les acaben los privilegios económicos a las empresas propietarias, de forma que sean los ciudadanos los beneficiarios de tal tecnología (ahora generan a precio de risa y venden a precio de gas) … sin estos ajustes no creo que sea defendible asumir los riesgos –controlados- que supone su explotación.

Por último, comentas algunos lamentables ejemplos de la falta de rigor empresarial y público en el ámbito de las renovables. La burbuja que se generó cuando el gobierno primó la generación sin más –sin atender a la potencia máxima que podría instalarse y subvencionarse, sin evitar la especulación financiera en el sector, sin considerar la solvencia en conocimiento y capacidad de las empresas, etc.- dio lugar a la aparición de todo tipo de empresas que “aterrizaron” a verlas venir. Su incapacidad y la errática conducta del gobierno hicieron el resto.

Sin embargo, ese caldo de cultivo, no ha impedido que algunas de las empresas que hoy son referencia en diferentes sectores renovables sean españolas.

Saludos y lo dicho, un placer.

innópolis dijo...

con la crisis energética y general, una consecuencia grave, será la disminución en la posibilidad de movilidad para las personas, pues el coste del transporte resulta ya prohibitivo según para qué actividades, con lo que entraremos en una espiral negativa, pues tendremos que ir reduciendo posibilidades de ocio, etc, aunque lo grave será cuando en un país rural, con una población envejecida, millones de personas no puedan salir de sus pueblos... ahí está un reto político-económico y social que es menestar acometer, y debatir, si hubiera buenos dirigentes... saludos

Helios dijo...

Amigo Andrés el transporte es uno de los problemas energéticos más complejos, por el consumo que representa, por lo dependiente que es nuestro modo de vida de el más ineficiente de todos (el transporte por carretera) y por las dificultades que tendremos para sustituirlo por otras tecnologías más limpias y sostenibles.

Como sabes, es un mundo fascinante sobre el que investigar.

Saludos