El largo camino hacia el coche eléctrico


Muchos tenemos puestas grandes ilusiones en su desarrollo, porque aunque sabemos que no resolverá los problemas medioambientales que padecemos, podría suponer un cambio de tendencia en la extrema dependencia del transporte en los combustibles fósiles.

Una buena política al respecto, pasaría por impulsar con decisión el transporte por ferrocarril, ese gran olvidado e infrautilizado medio que supone el más económico y respetuoso de los medios de locomoción y que hoy absurdamente se identifica con el AVE, un medio irracional e insostenible por sus costes y por su consumo ... pero eso es materia de otro artículo.

Pues bien, en ese contexto, defiendo que el transporte eléctrico es tan ecológico -o tan poco- como lo sean las fuentes empleadas en la obtención de la electricidad que consuma, ni más ni menos y que por tanto, sólo supondrá un avance medioambiental si se nutre de fuentes energéticas limpias, que no provengan de carbón, ni de fuel u otros derivados del petróleo, ni del gas.

E incluso más, deben ser razonablemente limpias las tecnologías utilizadas en la construcción y reciclaje de los elementos de motores y baterías, uno de los puntos débiles de este reto.

Nuestro gobierno, se apresuró a anunciar que en 2014 debería haber 250.000 vehículos eléctricos, de acuerdo al Plan Nacional de Desarrollo del Vehículo Eléctrico, por lo que debemos preguntarnos si habremos aprendido lo suficiente para entonces -dentro de dos años- como para que no sean inservibles porque no haya puntos de recarga de sus baterías en las calles o para que no sean bombas contaminantes porque sus ineficientes y caras baterías no puedan ser recicladas.

Estaríamos ante otro error de planificación del gobierno al impulsar con dinero público una tecnología cuya curva de aprendizaje no está madura, es decir, los fondos públicos debieran ir a la investigación y al fomento de la I+D real en empresas, no a la comercialización de cientos de miles de vehículos que no supondrán avance alguno en la lucha contra el cambio de modelo energético.

Como siempre, alguien ajeno al medioambiente hará su agosto con ello ... tal y como ha pasado con la irracional gestión de los fondos dedicados a la fotovoltaica o a la eólica.

Los dos últimos elementos débiles de la cadena –y hay muchos- son:

1.-Que la electricidad consumida se obtenga de fuentes limpias, como las renovables, la energía nuclear y como mal menor coyuntural, el gas.

2.-Que las baterías se desarrollen de forma que sean duraderas, más ligeras, con mayor rendimiento y a mejor precio, sin olvidar que deben explorarse nuevos materiales que sustituyan al litio, que impedirá por cuestiones de localización que el producto se desarrolle, ya que está en manos de países poco fiables, como Bolivia.

Los motores ya son extraordinarios y la electrónica y los materiales ligeros para carrocerías y elementos mecánicos también.

Exijamos al gobierno que sea capaz de separar el grano de la paja, no dejarse influir por quienes sólo quieren hacer negocio también con esto y dotarse de personal competente que sepa algo del tema para que las decisiones sean las que convienen a la sociedad.

El siguiente artículo abunda, sobre todo, en la cuestión de las baterías, el más flojo en estos momentos.

.....................

(Fuente: El País)

España se ha puesto las pilas para no quedar atrás en la carrera por el vehículo ecológico y hace dos años aprobó llevar adelante el Proyecto Verde, con un presupuesto de 40 millones de euros, aportados en un 49% por el Ministerio de Ciencia e Innovación a través del programa Cenit.

Liderado por Seat desde Martorell (Barcelona) y por el Centro Tecnológico de Manresa (CTM) como responsable científico, en el proyecto están implicadas 16 empresas como Iberdrola, Endesa, Lear, Siemens, ACS, Cegasa y Ficosa, y también 14 universidades y centros tecnológicos. Se investiga en temas clave que permitan la fabricación y comercialización de vehículos ecológicos en España ... la esperanza es tener un demostrador funcional del vehículo para finales del año 2012.

... Destacan el desarrollo de tecnologías en el campo del almacenamiento eléctrico (baterías electroquímicas) o la electrónica de potencia y los sistemas de recarga....

Siendo optimistas, para recorrer 50 km hacen falta 0 kWh y, para 100 km, 20 kWh, lo que equivale aproximadamente a unos 10 litros de gasolina según valores medios, explica."Si pensamos que con la tecnología actual, un vehículo completamente eléctrico puede recorrer entre 300 y 400 kilómetros, lo que equivaldría a unos 50-60 kilovatios hora, estamos hablando de unos pesos cercanos a los 300 kilogramos de baterías (lo que en un coche de combustión significarían 40-50 litros de gasolina)".

Por este motivo es necesario mejorar el almacenamiento químico y electroquímico, y estamos estudiando nuevos compuestos de litio y la refrigeración de decenas de celdas de las baterías.

... El proyecto investiga nuevas tecnologías de motores eléctricos de imanes de alta eficiencia . Europa no tiene yacimientos de tierras raras y aunque las ferritas tienen peores condiciones, no habría dependencia de suministro de terceros países.

Un vehículo que tenga 60 kilovatios hora para 300 kilómetros de autonomía, con una carga trabajando a 32 amperios en trifásica es una potencia de alrededor de 20 kilovatios; por tanto serán necesarias tres horas de recarga. Habrá que prever sistemas de recarga rápida, lo cual puede ir en detrimento de la vida útil de las baterías.


Saludos.

La energía más limpia es la que no se consume.

7 comentarios:

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo, como le decía esta misma tarde a nuestro buen amigo Benigno (Malo Malísimo), esto sólo empezará a tener arreglo y a tenerse en cuenta opiniones razonables (como la que nos expones en este post de tu bitácora) en el momento en que como ciudadanos, en el momento en que como sociedad civil nos organicemos.

La sociedad civil tiene que ser como esa "res cogitans" sobre la que teorizaba René Descartes. Las partitocracias y los mercados financieros-especulativos deberán de quedarse en simples "res extensa" al servicio del ser humano y no al revés como acontece ahora.

Un abrazote amigo.

Anónimo dijo...

Creo que no se incide lo sficiente en el tema del reciclado. No se puede hablar de limpieza sin solución al reciclado de materiales

Helios dijo...

Amigo Dialéctico, dices bien, la sociedad debe tomar las riendas, exigiendo el camino por el que se ha de transitar hacia un cambio de modelo que va más allá de la energía y afecta a todas nuestras interacciones con la naturaleza.

Y su primera exigencia ha de ser que en materia de gestión sólo la excelencia sea aceptable.

Anónimo, en efecto, no hay soluciones válidas si no integran la cuestión del reciclado. En el caso que nos ocupa, estamos muy en pañales, sobre todo en las tecnologías de acumulación de energía mediante procedimientos químicos.

Saludos

Jose dijo...

¿No sería mejor utilizar celdas de hidrógeno en vez de baterías?

Carlos Méndez dijo...

feliz navidad y prospero año, uno menos para ver como algo normal los coches electricos por loas calles y carreteras de nuestro entorno.

Nicolás dijo...

Feliz Navidad

Helios dijo...

Feliz navidad a todos, y que tengáis un año muy bueno.

Saludos cordiales.