Necesidad de laminar el consumo eléctrico


En nuestro país la demanda de electricidad es muy irregular y presenta picos que determinan el dimensionado del sistema. Esto quiere decir que tanto la red de distribución, como las instalaciones generadoras han de estar diseñadas para dar respuesta a esa demanda puntual, pues es bien sabido lo molesto que son los “apagones” y lo que enfadan al personal.

Que todo esté preparado para esos momentos y que el resto del tiempo la demanda caiga muy por debajo, nos supone unos costes que no habría que asumir si se laminase el consumo, esto es, si se fomentase el consumo repartido a lo largo del día siempre que sea posible.

El pico de diciembre de 2008

El 15 de diciembre de 2008 a las 19 h. se produjo un pico de demanda muy acusado –el tercero más importante de nuestra historia tras los del 2005 y 2007- y España necesitó una potencia eléctrica operativa de 42.961 MW que fueron suministrados de la forma siguiente:

Ciclo combinado de gas: 27%
Eólica: 18%
Nuclear: 14%
Hidráulica: 13%
Carbón: 16%
Régimen Especial (sin eólica): 11%. Solar, biomasa, etc.
Fuel/gas: 1%

De estas cifras hay que destacar a la energía nuclear que ya sólo representa el 9 % de la potencia instalada y sin embargo por su disponibilidad total en cualquier momento, aporta el 100% de su potencial prácticamente las 24 h. de los 365 días del año y algo parecido sucede con las centrales de ciclo combinado, siendo ambas tecnologías las que nos sacan las castañas del fuego cuando hace falta por los consumos exagerados y durante todo el año al aportar al sistema costes razonables y capacidad de respuesta.

El resto del tiempo los consumos caen considerablemente y nuestro parque eléctrico está infrautilizado, lo que representa unos sobrecostes considerables.

Un parque sobredimensionado

Así es nuestro sistema eléctrico con sus 84.000 MW instalados en 2006, 91.000 en 2007, 95.000 en 2008 y casi 100.000 MW instalados en la actualidad, cuando lo razonable es que el margen sobre los picos máximos sea del 10%, que nos llevarían a unos 55.000 MW que deberíamos poseer si quisiésemos un sistema óptimo en lo económico.

¿Por qué esa sobredimensión? Porque cada año crece el nº de parques eólicos y, en menor medida, centrales solares, que funcionan intermitentemente y que en algunos casos poseen tecnologías obsoletas que se crearon por una nefasta política de primas a estos sectores cuando las curvas de aprendizaje de dichas tecnologías no estaban maduras, es decir, eran demasiado caras como para insertarse directamente en el mercado.

Urge la necesidad de laminar la demanda

Los ingenieros de caminos se refieren a la necesidad de laminar avenidas en los ríos cuando los caudales crecen bruscamente so pena de que se den desbordamientos y ese mismo concepto hemos de aplicar al sistema eléctrico, fomentando las tarifas reducidas en horarios valle en los que los consumos son mínimos, por cierto justo lo contrario que hizo el gobierno al eliminar la tarifa nocturna que se creó a partir de ese concepto.

Es preciso que, dentro de lo posible, se eviten los picos desmesurados y que nuestro parque generador no crezca indefinidamente, sustituyendo las tecnologías más sucias y las más caras por las más limpias y eficientes ... ¡lástima que no siempre coincidan tales variables!

Saludos.
La energía más limpia es la que no se consume.

6 comentarios:

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo:

Cada día estoy más convencido de que a los partidos políticos hay que darle las cosas masticadas para que las entiendan. No debemos de esperar a que las ideas surgan de ellos. Hay que ofrecérselas detalladas y programadas las alternativas, preparadas, precocinadas sólo para aplicar.

De no ser así seguirán metiendo la pata una y otra vez.

Es por ello que deberíamos formar un importante cluster de pensamiento creativo que elabore propuestas y programas concretos listos para aplicar.

En este ámbito de la laminación del consumo también, de no ser así seguirán, como digo, haciendo lo contario de lo que dicta el sentido común.

Recibe un abrazote amigo.

Anónimo dijo...

Es alucinante saber que sobraría la mitad de la potencia que hay instalada en nuestro país si todas las centrales fuesen nucleares o de gas ... y encima sería mucho más barata la electricidad que es lo que necesita la economía!!

¿Quien ha diseñado nuestro sistema eléctrico??

Moral y Política dijo...

Como siempre no nos queda otra cosa que abrir la boca cuando expones en estas entradas lo que la inmensa mayoría desconocemos. Muy ilustrativo y didáctico. Queda pues de manifiesto, lo errático de algunas políticas y el daño que puede hacer la mayoría de las veces lo que yo denomino el folclorismo de izquierda. hay que deslindar claramente lo que s la izquierda, lo que debe de ser, y todo el aditamento que algunos le confieren.

saludos,

José dijo...

Parece entonces que el coche eléctrico y lo que implica vendría a resolver algo este problema, si las cargas se hiciesen por la noche ¿no te parece?

Helios dijo...

Amigo Dialéctico es cierto que hemos de hacer aportaciones concretas, pero es una lástima que no existan objetivos claros, bien explicados y en cuyos logros pueda implicarse la ciudadanía. Es decir, falta una política de calidad a medio y largo plazo., así es que tenemos que aumentar nuestros esfuerzos porque esto cambie.

Anónimo no es que falte la mitad del parque generador, pero sí las tecnologías más sucias y las más caras si no han alcanzado aún un nivel aceptable en su curva de aprendizaje. Esto es más investigación y desarrollo hasta que las tecnologías sean “casi” competitivas y menos primas indiscriminadas.

Miguel creo que algunos vienen desde hace mucho tiempo confundiendo lo que es ser de izquierdas con cierta progresía sectorial que, entre otras cosas, no permite avanzar en la merma de las diferencias sociales, en la eficiencia y en el conocimiento.

José dices bien, el coche eléctrico podría venir a absorber parte de esa electricidad que no se consume o no se genera en horas valle y que encarece el sistema.

La política energética, como la educativa, vertebra y permite desarrollarse a un país si está bien concebida y por el contrario lo hace caminar herraticamente si no lo está. En España, en ambas áreas, hemos de avanzar bastante … e incluso no retroceder como hacemos en ocasiones.

Saludos

Anónimo dijo...

Las propuestas al gobierno nunca llegan a su destino, ni con contenidos energéticos ni de otro tipo, por lo que mejor seguir trabajando con los ciudadanos, que son más agradecidos y valiosos.

Gracias por mantener este espacio